¿Preocupado?

  • Imprimir

Gota: “Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros” (Gálatas 5:13).

 

… libertad. Los cristianos son libres de la ley como medio de salvación, de sus ceremonias y regulaciones extremas como forma de vida, y de su maldición por desobediencia a la ley, una maldición que Cristo cargó sobre sí en representación de todos los creyentes (Gál.3:13). Sin embargo, esta libertad no es una licencia para pecar (Rom. 6:18).

… ocasión para la carne. La palabra griega que se traduce “ocasión” era utilizada para aludir a una base central de

operaciones militares. En este contexto “carne” se refiere a las inclinaciones pecaminosas del hombre caído (Rom.7:5). La libertad que tienen los cristianos no es una plataforma desde la cual pueden pecar sin impedimentos ni consecuencias.

… servíos en amor los unos a los otros. La libertad cristiana no es para la satisfacción egoísta del individuo sino para servir a los demás (Rom. 14:1-15)

¿Cómo puede afectarnos la preocupación o la confianza en el Señor? simplemente usted deja las actividades de la vida y empieza a ser presa del temor. Es como cerrar las cortinas y acostares a dormir. Así afecta la preocupación. ¿Se ha dado cuenta de eso?

Usted me dice: Perdí mi trabajo, me abandonó mi espos@, no consigo novi@, etc. Ok ¿Qué está haciendo? Me la paso durmiendo, sentad@ o de mal humor. No, ¡levántese! Usted es una persona libre. Usted tiene más oportunidades y sobre todo de servir al Señor.

Valor: En este momento está pasando por alguna situación difícil, sentimental o si está sin trabajo, ore al Señor por un trabajo, haga lo que tenga que hacer para conseguir uno y cuando lo consiga, sirva a otros. Vaya donde su pastor y dígale que quiere trabajar en la iglesia para el Señor y para los hermanos, es posible que su iglesia tenga misiones, quizás allí estén necesitado a alguien para dar clases, dirigir, predicar.

Por favor esta semana estudie Romanos 14:1-15.

 

Dios le bendiga