Menú Cerrar

BREVE RESEÑA HISTÓRICA DE LA
OBRA BAUTISTA NACIONAL

(1945-2019)

Fijar el comienzo de la obra bautista venezolana no es tarea fácil, porque fueron muchas las situaciones que Dios permitió a través de diferentes hombres e instituciones, que permitieron su desarrollo y consolidación.

LOS INICIOS: 1945-1950

Al hablar de los inicios de la obra bautista en nuestro país, en lo que se refiere al trabajo que se consolida posteriormente en la Convención Nacional Bautista de Venezuela, no puede dejarse de mencionar a hombres de Dios, tales como Ruperto Prato, en Guasdualito, estado Apure; los jóvenes Julio Moros, Rafael Urdaneta Mejías y Domingo Bracho, quienes realizaron estudios en el Instituto Bíblico de San José de Costa Rica, y recibieron de profesores y
compañeros de estudio la semilla de la sana doctrina neo testamentaria.

Es importante nombrar la labor de la Casa Bautista de Publicaciones, en El Paso, Texas, que a través de diferentes medios difundía su literatura, no sólo en Estados Unidos, sino también a las iglesias e instituciones evangélicas en muchos países. De esta manera las prácticas y doctrinas neo testamentarias fueron sembradas en varios de los estudiantes de aquel entonces Instituto Bíblico de Maracaibo -luego Instituto Bíblico Ebenezer-.
Uno de estos jóvenes fue José Juan Corti y bajo su liderazgo se inició una verdadera “revolución” a favor de las prácticas y doctrinas bautistas. Así, en 1944 fue llamado a iniciar la obra bautista en Acarigua, con el auspicio de la Asociación de Iglesias Bautistas Independientes para la Evangelización Mundial (organización de origen norteamericano), bajo la dirección de la pareja misionera Jaime y Elena Carder que ya estaba desarrollando obra bautista en varios países latinoamericanos. De dicho trabajo, es fruto la Primera Iglesia.

Bautista de Venezuela organizada el 15 de julio de 1945 en la ciudad de Acarigua. Por razones de salud, José Juan Corti, permaneció poco tiempo al frente de dicha obra y lo sucedió en el pastorado Germán Núñez Bríñez.
En noviembre de 1946 se constituyó la Primera Iglesia Bautista de Guanare donde se instala como obrero a Antonio Escalona. En 1947 se constituye la Primera Iglesia Bautista de Barquisimeto, bajo el pastorado de Eusebio Pérez. Casi simultáneamente, don Antolín Tovar, quien estaba al frente de una pequeña iglesia en San Nicolás, Edo. Portuguesa, acoge las doctrinas neo testamentarías enseñadas por Corti, Núñez, Pérez y Escalona y pide ser bautizado por inmersión, junto con toda su congregación.

Estas cuatro iglesias bautistas (Acarigua, Barquisimeto, Guanare y San Nicolás), formaron la Asociación Bautista de Portuguesa y Lara, la cual ayudaba al sostenimiento de los obreros, desarrollaba obra misionera en todos los campos de Portuguesa y publicaba una revista llamada “Luminar”, precursora del posterior vocero denominacional
“LUMINAR BAUTISTA”.

El 2 mayo de 1946, se había organizado la Iglesia Bautista Central de Caracas y tiempo después surgió la Primera Iglesia Bautista de Maracaibo (1950) completando el sexteto de iglesias que se unirían, un año después, para formalizar la creación de la Convención Nacional Bautista de Venezuela (CNBV).

Para 1950, las iglesias bautistas venezolanas, formaban parte de la Convención Bautista Colombo-Venezolana, la cual a su vez mantenía una estrecha relación con la Convención Bautista del Sur de los Estados Unidos. La distancia y los costos hicieron muy difícil la realización del trabajo mancomunado, por lo que, bajo la iniciativa del misionero Tomás L. Neely (único misionero de la Junta Misionera Foránea (JMF), radicado en Venezuela), comenzaron a realizarse algunas
reuniones, conocidas como “Reuniones de Acercamiento”, para intercambiar opiniones y capacitar a los obreros en los principios y organizaciones bautistas. En la tercera de estas reuniones, realizada en Guanare, Edo. Portuguesa, surgió la idea de organizar la CNBV, para lo cual se nombraron dos comisiones: una de organización, integrada por José Juan Corti, Germán Núñez, José Requena y Antonio Escalona: y la otra para preparar un anteproyecto de constitución, formada por Pierre Luc Eustache, J. Ulman Moss y Oscar Galdona. “Ambas comisiones realizaron un trabajo de digno encomio, y gracias a ello, las reuniones se llevaron a cabo con un desenvolvimiento excelente”. Así se reseña en el primer número del “Luminar”.

La reunión de organización de la CNBV, se realizó en Acarigua, Edo. Portuguesa, los días 7 al 12 de agosto de 1951. Se presume que fue escogido dicho lugar como sede para la primera asamblea por dos razones muy válidas y significativas. En primer lugar, representaba el punto más céntrico de la geografía del país, que cubría la incipiente
Obra Bautista Venezolana (OBN) y en segundo lugar, allí se había fundado la primera, de las seis iglesias bautistas que se organizaban como Convención.

LOS PRIMEROS PASOS: 1951-1955

En este período, de cuatro años, la Convención creció de manera extraordinaria. De seis iglesias que la organizaron en Acarigua, se pasó a 11. La obra alcanzó tal madurez que, en un vibrante y visionario informe, el misionero Clyde Clark (hoy con el Señor) presentó un “Plan de avance”, que incluía entre otras cosas, un Instituto Teológico.

PERÍODO CONTRADICTORIO: 1955-1958

Fue un período de grandes contradicciones: victorias y pruebas; avances y frustraciones, fueron los símbolos de estos tres años. Las organizaciones auxiliares de jóvenes y damas, que se crearon un año después de la Convención, alcanzaron gran madurez y personalidad propia. El Señor llamó a sus moradas, muy joven aún, al misionero Clyde Clark, quien ya estaba haciendo historia en la obra nacional. El Instituto Teológico nació, pero casi enseguida murió. Este período culminó con la triste separación de la JMF, hecho que se concretó en reunión extraordinaria, celebrada en Barquisimeto los días 17 y 18 de diciembre de 1958.

UNA OBRA NETAMENTE NACIONAL: 1959-1964

El rompimiento con la JMF, lejos de ser un obstáculo, fue utilizado por el Señor para darle vigor, fisionomía propia y total dependencia de Él a la obra nacional. Don Germán Núñez, en palabras inspiradas por el Señor, expresó:

De aquí en adelante, la obra bautista asume su propio sostenimiento, adquiere su verdadera autonomía e independencia, dependiendo del esfuerzo y sacrificio de los que aman con sinceridad la santa causa del Evangelio y de aquel que dijo: “He aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin de los siglos”.

Desde enero de 1959 hasta agosto de 1964, la CNBV se consolidó como organización, desarrolló su propia personalidad y alcanzó gran madurez, aunque con un alto costo: el sacrificio de los obreros y susfamilias, y de las iglesias en general. Dos aspectos caracterizaron este período: La ofensiva en la enseñanza de la mayordomía cristiana y las discusiones con la JMF para restablecer las relaciones, sobre bases diferentes de cooperación. El acuerdo previo se logró en una histórica reunión celebrada en octubre de 1963, entre la Junta Directiva de la CNBV y el Comité Ejecutivo de la JMF. Luego fue ratificado por las iglesias en la XIV Asamblea anual, realizada en Valencia, Edo. Carabobo.

LA ESCALADA EXTRAORDINARIA: 1964-1975

Este período se caracterizó por un avance extraordinario de la obra nacional. Se fundó el Seminario Teológico Bautista de Venezuela (STBV), que ya ha producido 44 promociones de obreros. Se creó la Residencia Estudiantil Bautista de Guanare. Se instituyó el Fondo de Préstamos para la construcción de templos, gracias al cual se logró ayudar a muchas iglesias para que tuvieran un local apropiado para el desarrollo de sus actividades.
Se organizó un Fondo de Jubilación para los obreros. Se desarrolló un fructífero ministerio radial, cuyo alcance trascendió a toda Latinoamérica, un ministerio musical que produjo hermosos frutos; un avance significativo de misiones y campañas evangelizadoras nacionales; así como un riguroso trabajo de capacitación para líderes juveniles y laicos comprometidos al servicio del Señor. Es necesario resaltar en este período, la institucionalización de la Ofrenda Misionera “Siomara de Núñez”, con la finalidad de impulsar el trabajo misionero en todas las regiones del país.

PERÍODO DE LA REORGANIZACIÓN INSTITUCIONAL: 1976-1984

Este período comenzó con la revisión de la estructura organizativa de la CNBV. Los líderes del momento consideraron esto de suma importancia, ya que la organización debía adecuarse a los cambios y exigencias de los diferentes ministerios que se desarrollaban en la obra nacional. Luego de buscar la dirección de Dios y discutir ampliamente el tema, en 1976 se aprobó un cambio total en la estructura organizacional de la CNBV. El crecimiento de la obra nacional continuaba a buen ritmo. Se habían constituido iglesias bautistas en la mayoría de los estados del país, la Asamblea aprobó un plan de largo alcance: 1976-2000 (25 años) y un Plan Quinquenal (1976-1980), mediante los cuales se esperaba doblar el nivel de evangelización en el período en cuestión y lograr un crecimiento de al menos 50% en el número de iglesias bautistas, esto es, llegar a 100 iglesias en 1980, lo cual implicaba un gran esfuerzo. Para la gloria de Dios, esta meta fue lograda en 1984, cuando la CNBV alcanzó la cifra de 103 iglesias afiliadas. Otro hito que marcó este período fue la institucionalización de la Marcha Evangelizadora, la cual se realizó por primera vez en 1977 y ha
marcado en forma determinante, durante 32 años, la visión del trabajo evangelizador y misionero de las iglesias de la CNBV. Este período termina fijando las pautas para el logro del más ambicioso plan que la OBN se hubiere trazado en toda su historia: “El Plan del Millón”.

PERÍODO DE LA GRAN VISIÓN: 1985-1999

A partir de 1986 y hasta el final del siglo XX los esfuerzos se enfocan principalmente en la acción evangelizadora y la formación de nuevas iglesias en todo el país. Desde 1985 hasta 1990 se estableció un importante convenio entre la CNBV y la Convención Bautista del estado de Tennessee (EUA) que trajo excelentes resultados en cuanto al  crecimiento y consolidación de la OBN. En 1986 con una ofrenda recibida a través de la JMF se adquieren dos lotes de terreno ubicados frente al monumento de la Batalla de Carabobo donde se establece el nuevo Campamento Nacional y se proyecta la construcción de una serie de edificaciones que servirán para la nueva sede de la CNBV, un centro
médico, la universidad bautista y otras instituciones de servicio social. Al acercarse el año 2000 y percibirse la imposibilidad de alcanzar la meta del millón se produjo una disminución en los esfuerzos de evangelización y envío de misioneros, que luego se recupera ostensiblemente al iniciarse el siglo XXI.

PERÍODO: 2000-2010, “HAY VIDA EN JESÚS”

“Hay vida en Jesús” es el lema que marca este período. De 2000 al 2005 se desarrolla la primera fase y de 2006 hasta 2010 la fase II. En el marco del plan “Hay Vida en Jesús”, la CNBV asumió la meta de completar 1000 iglesias en el año 2010. Para hacer realidad este logro, se hicieron significativos esfuerzos en la preparación de obreros, a través del STBV, los programas de Misioneros Voluntarios, el Centro de Capacitación Misionera Intercultural, los Institutos Bíblicos, la Dirección de Educación y Desarrollo Cristiano y programas de educación a distancia. Por su parte la Dirección de Misiones y Evangelización amplió fuertemente su acción en el envío y sostenimiento de misioneros apoyándose en el respaldo financiero que dieron las iglesias a través de la Ofrenda Misionera “Siomara de
Núñez”. Unido a ese esfuerzo se puede destacar el trabajo que desarrollaron las iglesias locales directamente con la visión de formar nuevas obras. También contribuyó con el convenio que se realizó con la Convención Bautista del estado de Alabama (EUA) desarrollado en el primer lustro del siglo XXI y luego el convenio con la Convención Bautista del estado de Texas (EUA), iniciado en el año 2008 y que se prolongó hasta diciembre de 2013.

El año 2010 fue un año excepcional en la evangelización y el trabajo misionero. Las “tomas” de los estados Portuguesa, Barinas, Trujillo y Mérida. Las jornadas evangelizadoras en Cagua, estado Aragua y Ciudad Guayana en Bolívar arrojaron un resultado extraordinario y glorioso de 10.650 decisiones de fe en el período julio a septiembre. El convenio con la Convención Bautista del Perú y los planes para llegar a Paraguay, México y Colombia en 2011, conformaron una visión continental que se consolidó con el énfasis de la CNBV para 2011: “Hasta lo último de la tierra”. Dentro de este período es importante mencionar la amplia modificación que se hizo a la estructura de la CNBV para convertirla en una organización moderna, estable y acorde con las demandas de la OBN.

PERÍODO: 2011-2015, “JESUCRISTO EL AGUA DE VIDA”

Al llegar a 2011 se asumió un nuevo plan de largo plazo que tuvo como lema “Jesucristo el Agua de Vida” para el período 2011-2015. La OBN continuó su ritmo de crecimiento de tal manera que el número de iglesias afiliadas a la CNBV se incrementó desde 506 en 2010 hasta 642 en 2015. También se estimaba para fines de ese período un número superior a 300 misiones y congregaciones distribuidas en todo el territorio nacional. Las organizaciones auxiliares también continuaron su avance, fortaleciéndose cada una de ellas: Unión Nacional Femenil Bautista Misionera de Venezuela; Unión Nacional Bautista de Jóvenes; Unión Nacional de Ministros Bautistas de Venezuela; Movimiento Bautista Varonil de Venezuela. Igualmente sucedió con las instituciones: STBV y Campamento Nacional Bautista Campo de Carabobo.

Este período también se caracterizó por una situación de crisis generalizada que se da en el país que afecta la economía, lo social, la política y se incrementa a niveles históricos la inseguridad. Este cuadro genera consecuencias de inestabilidad en todos los órdenes del acontecer nacional lo cual influye directamente en el desarrollo de la OBN. 

Por una parte, las dificultades económicas limitan las inversiones en trabajo misionero, construcción de templos, ampliación de la infraestructura e inversiones en general; pero a la vez amplía las oportunidades de evangelización y expansión misionera nacional y aun convenios internacionales.

PERÍODO: 2016-2020, “JESÚS TRANSFORMACIÓN Y VIDA”

Hacia mediados de 2014 la Dirección General de la CNBV inicia acciones conducentes a desarrollar la transición de los planes que deben dirigir la actividad de la organización en el quinquenio 2016- 2020. Tomando en cuenta la propuesta de la Unión Bautista Latinoamericana (UBLA) comprendida en el Plan Quinquenal “Jesús Transformación y Vida, se procede a conformar el plan nacional de la OBN.

Durante la Asamblea Nacional Anual (ANA) 2014 se presenta a la OBN el proyecto “100 días de oración por Venezuela, Latinoamérica y el mundo”, lo que genera un inusitado entusiasmo y participación de las iglesias que permite el arranque de una nueva etapa de trabajo basada en las tres acciones espirituales fundamentales: oración, evangelismo y discipulado, dentro de un marco de acción misionera tanto nacional como internacional. Se aprueban cambios importantes en la dinámica de la realización de las reuniones anuales y se toma la decisión de llevar a cabo la asamblea anual en las ciudades más importantes, luego de 12 años (2003-2014) de venirse realizando en las instalaciones del Campamento Nacional Bautista Campo de Carabobo. También se decide la realización de un evento unido de todas las organizaciones auxiliares en ciudades claves del país. Así ANA 2015, se realizó en Barquisimeto constituyéndose en una oportunidad para que se diera una importante movilización evangelizadora en la ciudad y el inicio de un gran movimiento de evangelización y discipulado con la meta de alcanzar al 1% de la población venezolana en ese año. Se organiza el 1er. Congreso de las Organizaciones Auxiliares de la OBN en la ciudad de Barcelona.

Se repite en 2015 el proyecto de 100 días de oración y se inicia el proyecto misionero Transformación Venezuela TRANSVEN, con el fin de involucrar a un importante número de nuevos misioneros a la obra, especialmente trabajando en la región Capital. ANA 2016 se realiza en la ciudad de Guanare continuando con la estrategia de ir a las ciudades
para tener una mayor interacción con las obras regionales en sus propias localidades. En 2017 la Asamblea Anual se desarrolla en la ciudad de Maracaibo donde al igual que en las otras dos anteriores asambleas se llevan a cabo importantes movilizaciones evangelizadoras y de acción social. En ANA 2017 se decide regresar la realización de las
asambleas al Complejo Bautista “Don German Núñez Bríñez”, ubicado en Campo Carabobo.

La crisis nacional que vive Venezuela en el ámbito económico, social, político y sobre todo moral y espiritual obliga cambios y ajustes en todas las iglesias y naturalmente en la OBN. Esos ajustes afectan al personal ejecutivo de la CNBV y los programas y proyectos locales, regionales y nacionales sufren cambios importantes ya que son impactados fuertemente por la “situación país”. Pero de manera milagrosa, el Señor permite que los efectos de la crisis muevan a la OBN para redoblar los esfuerzos evangelizadores, misioneros y se dé un gran despertar en la acción social de las iglesias, asociaciones y convención para acompañar al pueblo venezolano en la dura situación que atraviesa y que continua agravándose con el paso de los meses. En medio de estos momentos complejos, se hacen importantes acuerdos internacionales con Convenciones Bautistas hermanas como la de Brasil, Chile, Colombia, con La Junta Misionera Internacional de los Bautistas del Sur y con organizaciones denominacionales como UBLA y
la Alianza Bautista Mundial (ABM). Al levantar la mirada para ver los campos, que una vez más muestran que están blancos para la siega, y completando los primeros 68 años como CNBV, damos gracias a Dios y le alabamos por sufidelidad. Hoy nos llena una profunda emoción ante la perspectiva tangrande que Dios abre ante los ojos de la generación de bautistas venezolanos que les toca estar al frente y hacer realidad el deseo de nuestro Dios de “ser bendición a todas las familias de Venezuela y de la Tierra”.

Rev. Alexander Montero Méndez
Barquisimeto, Edo. Lara. 2019

Referencias:
Bracho, D. (1975). Lo que yo sé. Venezuela
C.N.B.V. (s.f.). Informes de diferentes Asambleas Nacionales Anuales.
Caracas, Venezuela: Convención Nacional Bautista de Venezuela.
Eustache, P. (Ed.). (1976). Libro de plata. Caracas, Venezuela:
Convención Nacional Bautista de Venezuela.
C.N.B.V. (s.f.). Luminar Bautista, diferentes ediciones. Caracas,
Venezuela: Convención Nacional Bautista de Venezuela.